Carabinero que dio muerte a Matías Catrileo sigue en servicio activo

    Que el cabo segundo Walter Ramírez esté actualmente ejerciendo funciones en la Central de Comunicaciones de Carabineros (CENCO) en Coyhaique, no debería constituir un tema relevante. Ello sino fuera por el hecho de que es él quien ha sido condenado por el asesinato del universitario mapuche, Matías Catrileo, ocurrido el 03 de enero de 2008 en el fundo Santa Margarita, perteneciente entonces al empresario agrícola Jorge Luchsinger, en Vilcún. Esto en una manifestación comunitaria por tierras.

El Fiscal Militar de Temuco, Jaime Pinto, demostró que fue Ramírez, que formaba parte del GOPE de Carabineros, quien le disparó y dio muerte al estudiante. La investigación confirmó que 3 disparos de una subametralladora UZI de Ramírez, perforó por la espalda, el pulmón del alumno de Agronomía de la Universidad de La Frontera, causándole la muerte unos minutos más tarde. Su muerte generó el rechazo de organismos de derechos humanos, siendo desde entonces su figura un verdadero símbolo de la actual lucha mapuche por reivindicar sus derechos.

El 19 de agosto de este año la Corte Marcial de Valdivia condenó al Cabo Walter Ramírez a dos años y un día de pena remitida por “violencia innecesaria con resultado de muerte”, esto pese a que el mismo Fiscal Militar de Temuco, había solicitado 10 años de presidio efectivo. El abogado Jaime Madariaga, representante de la familia Catrileo Quezada, interpuso un Recurso de Casación ante la Corte Suprema para aumentar la condena. La familia de Catrileo en varias ocasiones manifestó su descontento porque Walter Ramírez no fue dado de baja en la institución y seguía en servicio activo en alguna prefectura de Carabineros del país.

Desde Temuco, el abogado Madariaga se mostró sorprendido con la noticia de que al Cabo Ramírez aun se mantiene en servicio activo en la Región de Aysén. Criticó a la institución uniformada señalando que actúan con doble estándar, “porque a un carabinero que lo han procesado por robo lo destituyen de inmediato, en cambio a otro por asesinar a un mapuche no le aplican ninguna sanción”. Curioso, por llamarlo de algún modo, le pareció a Madariaga que Ramírez esté trabajando en la CENCO de Coyhaique, debido a que fue desde esta misma sección que salió el audio que lo incriminaba como único autor de la muerte de Catrileo. El funcionario fue grabado aquella jornada diciendo “métele un balazo”.

Por su parte, desconcierto es lo que sintió el abogado de la Comisión Justicia y Paz de Aysén, Marcelo Rodríguez al enterarse que Ramírez trabaja en Coyhaique sin problema alguno. El abogado llamó a la reflexión, ya que por asesinar a un comunero mapuche no se les aparta de la Institución pero por situaciones de menor relevancia son rápidamente dados de baja. Marcelo Rodríguez señaló que Carabineros no debe proteger asesinos, instando que la institución aparte a Ramírez de sus filas cuanto antes.

A nivel local ya han salido algunas críticas contra la institución de Carabineros por tener en sus filas a Walter Ramirez, situación que ha sido cuestionada tanto por el diputado PPD, René Alinco, como por el Senador DC Patricio Walker, quien aseguró que por prudencia Carabineros debiera al menos suspender de sus funciones al funcionario policial.

Ante esta situación el abogado defensor del uniformado, Gaspar Calderón, indicó que los parlamentarios que se han referido al tema tienen un “desconocimiento” sobre el conflicto mapuche y por ende no debieran opinar, agregando tajantemente que el cabo Ramírez “hizo lo que debía hacer ya que tenía una orden judicial para actuar”. “El cabo actuó con el arma que le entregaron sus superiores por tanto no tiene nada de que avergonzarse. ¿El qué estaba de más ahí era el Carabinero y era Catrileo?”, interrogó el profesional.

No es el único caso en que Carabineros envía hasta la Región de Aysén a uno de sus miembros cuando se encuentran implicados en alguna investigación Judicial de carácter grave y relacionadas con el pueblo Mapuche. Un caso similar se dio a raíz de la desaparición del joven mapuche de 16 años, José Huenante, luego de un control policial en Puerto Montt en el año 2005, en lo que se ha conocido como el primer y único caso de un “Detenido Desaparecido” en democracia. Uno de los carabineros involucrados en este caso, el Cabo segundo César Vidal, fue trasladado hasta la Localidad de Mañihuales, en donde se desempeñó por 3 años, hasta que fuera formalizado y dado de baja de la Institución por su participación en este caso.

 

Que el cabo segundo Walter Ramírez esté actualmente ejerciendo funciones en la Central de Comunicaciones de Carabineros (CENCO) en Coyhaique, no debería constituir un tema relevante. Ello sino fuera por el hecho de que es él quien ha sido condenado por el asesinato del universitario mapuche, Matías Catrileo, ocurrido el 03 de enero de 2008 en el fundo Santa Margarita, perteneciente entonces al empresario agrícola Jorge Luchsinger, en Vilcún. Esto en una manifestación comunitaria por tierras.

El Fiscal Militar de Temuco, Jaime Pinto, demostró que fue Ramírez, que formaba parte del GOPE de Carabineros, quien le disparó y dio muerte al estudiante. La investigación confirmó que 3 disparos de una subametralladora UZI de Ramírez, perforó por la espalda, el pulmón del alumno de Agronomía de la Universidad de La Frontera, causándole la muerte unos minutos más tarde. Su muerte generó el rechazo de organismos de derechos humanos, siendo desde entonces su figura un verdadero símbolo de la actual lucha mapuche por reivindicar sus derechos.

El 19 de agosto de este año la Corte Marcial de Valdivia condenó al Cabo Walter Ramírez a dos años y un día de pena remitida por “violencia innecesaria con resultado de muerte”, esto pese a que el mismo Fiscal Militar de Temuco, había solicitado 10 años de presidio efectivo. El abogado Jaime Madariaga, representante de la familia Catrileo Quezada, interpuso un Recurso de Casación ante la Corte Suprema para aumentar la condena. La familia de Catrileo en varias ocasiones manifestó su descontento porque Walter Ramírez no fue dado de baja en la institución y seguía en servicio activo en alguna prefectura de Carabineros del país.

Desde Temuco, el abogado Madariaga se mostró sorprendido con la noticia de que al Cabo Ramírez aun se mantiene en servicio activo en la Región de Aysén. Criticó a la institución uniformada señalando que actúan con doble estándar, “porque a un carabinero que lo han procesado por robo lo destituyen de inmediato, en cambio a otro por asesinar a un mapuche no le aplican ninguna sanción”. Curioso, por llamarlo de algún modo, le pareció a Madariaga que Ramírez esté trabajando en la CENCO de Coyhaique, debido a que fue desde esta misma sección que salió el audio que lo incriminaba como único autor de la muerte de Catrileo. El funcionario fue grabado aquella jornada diciendo “métele un balazo”.

Por su parte, desconcierto es lo que sintió el abogado de la Comisión Justicia y Paz de Aysén, Marcelo Rodríguez al enterarse que Ramírez trabaja en Coyhaique sin problema alguno. El abogado llamó a la reflexión, ya que por asesinar a un comunero mapuche no se les aparta de la Institución pero por situaciones de menor relevancia son rápidamente dados de baja. Marcelo Rodríguez señaló que Carabineros no debe proteger asesinos, instando que la institución aparte a Ramírez de sus filas cuanto antes.

A nivel local ya han salido algunas críticas contra la institución de Carabineros por tener en sus filas a Walter Ramirez, situación que ha sido cuestionada tanto por el diputado PPD, René Alinco, como por el Senador DC Patricio Walker, quien aseguró que por prudencia Carabineros debiera al menos suspender de sus funciones al funcionario policial.

Ante esta situación el abogado defensor del uniformado, Gaspar Calderón, indicó que los parlamentarios que se han referido al tema tienen un “desconocimiento” sobre el conflicto mapuche y por ende no debieran opinar, agregando tajantemente que el cabo Ramírez “hizo lo que debía hacer ya que tenía una orden judicial para actuar”. “El cabo actuó con el arma que le entregaron sus superiores por tanto no tiene nada de que avergonzarse. ¿El qué estaba de más ahí era el Carabinero y era Catrileo?”, interrogó el profesional.

No es el único caso en que Carabineros envía hasta la Región de Aysén a uno de sus miembros cuando se encuentran implicados en alguna investigación Judicial de carácter grave y relacionadas con el pueblo Mapuche. Un caso similar se dio a raíz de la desaparición del joven mapuche de 16 años, José Huenante, luego de un control policial en Puerto Montt en el año 2005, en lo que se ha conocido como el primer y único caso de un “Detenido Desaparecido” en democracia. Uno de los carabineros involucrados en este caso, el Cabo segundo César Vidal, fue trasladado hasta la Localidad de Mañihuales, en donde se desempeñó por 3 años, hasta que fuera formalizado y dado de baja de la Institución por su participación en este caso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: